De emprendedores a líderes

  • por

El sentido que toman los emprendedores como actores activos de la economía en México es indudable por el porcentaje que representan sus negocios en las industrias del país, así como por ser parte importante de la transformación del mercado.

La apertura  que existe actualmente para la implantación de nuevos micro, pequeños y medianos negocios es cada vez más sólida, así como el reconocimiento de los emprendedores como transformadores e innovadores del negocio en México.

Hoy en día es cada vez más evidente la influencia que los emprendedores tienen sobre determinados segmentos de la sociedad, donde se  distinguen por su espíritu de liderazgo; sin embargo no quiere decir que todos los emprendedores cuenten con esta aptitud innata, muchos de ellos, de hecho la mayoría, comparten que es una habilidad que se va adquiriendo con la experiencia, que no necesariamente va relacionada con los años.

Si bien es cierto que muchas de las características que distinguen a un emprendedor son habilidades de liderazgo, como tomar riesgos, aprovechar oportunidades, tener apertura al cambio, persuadir en su entorno, entre otros, esta habilidad así como el emprendimiento se puede adquirir por varia vías.

 

¿Los emprendedores nacen, o se hacen?

Una encuesta realizada a 685 emprendedores publicada a través de la cuenta de Guadalupe Castañeda Líder de la red de Mercados de Crecimiento Estratégico en México en la página PY arrojan que:

Casi la mitad de los emprendedores iniciaron su negocio a temprana edad entre los 20 y 29 años de edad, seguido de los que tenían entre 30 y 39 años. Por el contrario, los de edad más avanzada pocas veces incursionaban en negocios propios.

Sin embargo, un dato importante es que la mayor parte de los que se ubican dentro del rango de mayor incursión en los negocios, a pesar de su corta edad, no emprendieron su negocio si no después de haber adquirido experiencia previas en otros trabajos, que los ayudaría a desarrollar diferentes  habilidades que no precisamente se obtienen con los estudios académicos. Una de ellas el liderazgo,  ya que tienen la concepción de que el estar involucrado en una empresa establecida te brinda una capacidad técnica que te da ventaja y a la vez sirve como entrenamiento.

De hecho la encuesta revelo que más de la mitad de los emprendedores estudiados comenzaron a incursionar con sus negocios luego de haber sido parte de un grupo de trabajo con un rango de empleado o colaborador.

Destacando así que en primer lugar, el factor determinante que ellos encuentran para ser exitosos en sus negocios, se relaciona con una experiencia laboral previa, seguido del conocimiento que te brinda la educación superior.

Sin embargo los encuestados coincidieron en que el formar parte de una organización establecida también puede traer una serie de riesgos que frenan el espíritu emprendedor, y que van relacionadas muchas veces con las habilidades que se tengan o no, de liderazgo.

El paso del tiempo, la estabilidad laboral, económica, e incluso familiar, son situaciones que muchas personas con espíritu emprendedor no arriesgan para comprometerse con un negocio propio, lo que los deja en un ambiente de confort y algunas veces, poca trascendencia.

Por ello es importante que además de ser emprendedores sean líderes, que busquen ser diferentes e influir en determinado sector de forma benéfica. Los líderes emprendedores toman decisiones oportunas pues saben que su visión de 5 a 10 años será decisivas para transformar su futuro.

 

Texto realizado por Agasys S.A. de C.V.

 

Deja una respuesta